Facebook Twitter Google +1     Admin

- MEMORANDO -


http://memorando.blogia.com

Pequeñas cosas que suceden todos los días, o a veces o nunca sucedieron.


Temas

Enlaces


Tracked by Histats.com


Se muestran los artículos pertenecientes al tema Radio.

El cierre de una radio universitaria

 

Estos últimos 6 años los he pasado siendo fiel a una emisora de radio. Una pequeñita, con un estudio chiquito primero y con dos después. Con unos compañeros, aficionados como yo, que aprendieron a base de darse cabezazos contra los controles a manejar una trasmisión. Con una programación que iba desde la música Hip-Hop hasta el fútbol del Recre, pasando por la física aplicada a la fórmula 1 o la radio en la cárcel de Huelva2. Eso es UniRadio o, mejor dicho, casi era porque la emisora a la que estoy aludiendo desaparecerá en una semana escasa si nadie lo remedia.

 

Si, son los recortes, los malditos recortes. Esos que parece que son de obligado cumplimiento. Esos que valen más que la cultura, que servir a los ciudadanos. Esos recortes que quieren hacer una sociedad a su gusto, al gusto de algo que ni siquiera sabemos lo que es aunque podemos sospechar  que se trata del poder absoluto, que parece que les pone mas que un vídeo de Miley Cyrus. Esos recortes, decía, son los que provocan el cierre de UniRadio, la radio que surgió hace siete años y que no puede subsistir porque no hay dinero para mantener la continuidad de un equipo de cinco personas. Si, sólo 5 personas mantenían esto en marcha, porque el resto de los trabajadores de la radio éramos voluntarios. Voluntarios que, en algunos casos, llevamos casi desde el principio haciendo algo que resultaba útil socialmente. No hablo de mis programas, claro, que sólo eran reflejo de mi frikismo, pero si de programas como Divulgalia, Dias de Comic, Fronteras abiertas, Señales de Humo, Hablemos de Economía, Tristes Tópicos, Campus Activo, los programas de Diego Lopa, de Alida Carloni, De Carlos Vilchez, las tertulias, los programas de literatura, de cine. Los grandes programas musicales como Cruzando el Charco u 80 músicas, las retrasmisiones en directo de actos de la universidad, del festival de cine, de las ferias del libro. Todo esto es UniRadio.

 

UniRadio emitirá por última vez el próximo 20 de diciembre, porque cuando volvamos de las vacaciones de navidad no habrá nadie que pueda abrir la puerta para retomar la programación, nadie que se siente en el control para grabar a los colaboradores sus participaciones, nadie en los estudios que estén grabando audios, recortando maquetas o preparando  nuevos programas. Ningún alumno, ningún erasmus, ningún PAS, ningún docente. Unas instalaciones pequeñitas, pero molonas, que ya no servirán para nada porque las instalaciones no sirven si las personas no las usan, si las voces no se escuchan y si no se pulsan los botones adecuados. Estarán solitarias, con un programa en bucle que trasmitirá música una y otra vez como sinfonía de despedida.

 

¿Cómo pude pasar esto? Pues ya lo he dicho antes: son los recortes, que no perdonan a nadie, bueno a casi nadie. La radio no consume demasiados recursos, un escaso 0,08% del presupuesto global de la UHU. Pero esto es lo de menos, porque lo que se deshace, lo que se abandona, es un medio de comunicación que ha reportado muchos beneficios a la Universidad. Ha sido modelo para otras radios universitarias y ha sido escrupulosamente neutral con todas las tendencias y pensamientos que se han podido expresar con libertad y si que nadie interfiriera en sus programas. Los mas de 14 premios que ha recibido en este periodo de funcionamiento avalan la labor de la radio en la difusión de todo lo que es y representa la universidad de Huelva: difusión de conocimientos, cultura, solidaridad, implicación social, formación técnica y humana. Porque eso es lo que es la universidad y no una fábrica de técnicos mejor o peor formados que no discutan las órdenes y que no se cuestionen nada. La universidad tiene como misión formar íntegramente al estudiante, le ha de enseñar a ser contradictorio, a pensar de una forma amplia, a cuestionarse todo. ¿Acaso no son estos los principios de la investigación? UniRadio cumplía esa función tanto en el ámbito puramente universitario como en el social y humano. En sus ondas cabían todos, no había discriminación. Y además de eso los trabajadores lo hacían con gusto, con ganas, con ansia de trasmitir y recibir conocimientos; eran en definitiva universitarios.

 

Todo ese bagaje cultural se perderá, y no, no voy a soltar el discurso de Blade Runner, por culpa de unos pocos euros –pocos en relación con el presupuesto global claro está-. ¿No se podía haber llegado a otra solución que no fuera el cierre? ¿No se podía haber negociado con los trabajadores? Ni siquiera se ha hablado con ninguno de los colaboradores voluntarios que llevan 7 años trabajando por nada más que la satisfacción del trabajo bien –o mal hecho-. Hasta en ese pequeño detalle, 100 personas desinformadas, creo que se no se ha actuado todo lo convenientemente que se debiera.

 

UniRadio cierra sus ondas, pero lo que hemos vivido no lo puede cerrar un equipo de gobierno. Los logros quedarán, los compañeros, los amigos y amigas naturalmente, estarán ahí siempre. Los programas, los entrevistados, las risas y los enfados también permanecerán en el recuerdo. Seguramente seguiremos peleando porque la radio, la nuestra, no se cierre. Lo mismo es una batalla perdida, pero en estas circunstancias siempre recuerdo la frase de Héroes fuera de órbita Retroceder Nunca. Rendirse Jamás.

11/12/2013 23:33 Alfonso Merelo Solá #. Radio Hay 3 comentarios.

641.La radionovela de ciencia ficción española: “Historias para imaginar

Este artículo se publicó en la revista  Quaderns de filologia. Estudis literaris, Nº 14,

publicado por la Facultad de Filología de la Universidad de Valencia en diciembre de 2010


 RESUMEN

Es prácticamente desconocido el hecho de que en los años del auge de la radio en España se serializaron algunas obras de ciencia ficción. Se pretende en este artículo estudiar una “radionovela” que estuvo en antena durante dos temporadas, en 1974, y que llevó por nombre Historias para imaginar El estudio se centra en las adaptaciones que se realizaron para el programa de relatos clásicos de la ciencia ficción, como La tercera expedición, El cohete, o La alarma y otros creados específicamente para su emisión, caso de El extraño Sr. Kellerman o Los bulbos.

 

 Cuando hablamos de ciencia ficción  casi siempre se suele hacer referencia a que su soporte es o bien literario o bien audiovisual, en este último caso ya sea en el cine o en su hermana pequeña la televisión. Y, como caso especial, también se asume que estos temas puedan tener su desarrollo en las historietas en sus diferentes clasificaciones como la superheroica. Poco se repara en el hecho de que la ciencia ficción ha dispuesto de una parcela, bien es cierto que escasa, en otro medio de comunicación de masas como es la radio.  En esta estudio revisaremos una de las manifestaciones “teatrales” que la radio española emitió en la década de 1970.

 

 

1.1       La radionovela de ciencia ficción en el mundo anglosajón.

En la radiodifusión de USA los programas patrocinados por anunciantes fueron una constante en las décadas de 1930 a 1940. Las radionovelas, o teatros radiados, fueron llamados “soap opera”[1] y tuvieron una gran aceptación entre el público norteamericano de preguerra. De estos espacios formaron parte actores tan conocidos como Groucho y Chico Marx, en una delirante sátira de abogados titulada Flywheel, Shyster, and Flywheel emitida en 1932, Bob Hope o los cómicos Abbot y Costello.

 

En el campo que nos ocupa hubo adaptaciones radiofónicas de seriales cinematográficos, originalmente historietas, tan conocidas como The Shadow, Doc. Savage, Buck Rogers in the Twenty-fifth Century, Flash Gordon o Superman,  cuya cabecera de presentación haría famosa la frase: “¡Up in the sky—look! ¡It’s a giant bird! ¡It’s a plane! It’s SUPERMAN!” (¡Mira arriba en el cielo!, ¡es un pájaro gigante! ¡Es un avión! ¡Es Supermán!)- .

 

Sin lugar a dudas la más famosa de las novelas o teatros de la radio norteamericana fue La Guerra de los Mundos[2], en una adaptación de Howard Kochc y John Houseman con música del compositor Bernard Hermann. En 1938, en la noche de halloween concretamente, el país, USA, entró en un estado de pánico generalizado. Orson Welles sería el artífice de esta interesantísima producción que consiguió convencer a los oyentes de que los marcianos habían aterrizado en New Jersey y estaban destruyendo la nación. El clima de preguerra tuvo mucho que ver con este pánico que demostró que se puede inducir al estado de histeria colectiva a cualquier población lo suficientemente motivada y crédula. Los oyentes que se incorporaban a la escucha una vez comenzada la transmisión (en el comienzo se especificaba perfectamente que era una dramatización) quedaban horrorizados por la verosimilitud que desplegaban los actores del Mercury Theatre On The Air [3]. Esta efectividad demostró que los medios de comunicación eran un vehículo imprescindible para la propaganda y el adoctrinamiento.

 

En Europa la BBC británica realizó una adaptación de la obra teatral R.U.R (Robots Universales Rosum) del autor checo Karel Capek, la obra donde se “crea” la palabra robot[4]. También se dramatizaron algunas de las historias del conocidísimo Dr. Who[5] con la participación de Vincent Price y Peter Cushing, y adaptaciones de clásicos de la literatura de ciencia ficción como El día de los trífidos[6] que data de 1968.

 

1.2       La radionovela en España

 

En la España de la posguerra la radio fue uno de los más importantes vehículos de comunicación social, diríase que casi único. Hasta la aparición de la televisión, a finales de la década de 1950, ésta se convirtió en instrumento de ocio para todos los españoles, y, asimismo, de eficaz vehículo propagandístico del régimen franquista. Los años que comprenden las décadas de 1940 y 1950 fueron los años de la radio española. Una programación variada congregaba y acogía en torno a ese mágico aparato, con sus válvulas de vacío, sus interferencias y sus sonidos estridentes, a toda la familia, que escuchaba con reverencia lo que por ella sonaba. El aparato de radio era un sucedáneo del tótem tribal al que todos los miembros de la familia prestaban una gran atención.

 

Muchos de los programas en esos años consistían en  emisiones patrocinadas por anunciantes que, al amparo de sus marcas, daban premios en concursos o sonaban a través de las hondas sus sintonías en los más variopintos programas. Este recurso, el del patrocinio, fue una importación directa de los Estados Unidos, como ya hemos comentado, que el medio español acogió con gran entusiasmo

 

Repasando la historia de la radio en España, vemos que los derroteros que ésta sigue son un tanto diferentes a los de otros países del entorno occidental. La Guerra Civil marca un punto de inflexión en el que el  Estado se apodera del medio a través de la obligatoriedad de conexión con Radio Nacional de España en todo lo referente a informativos. Se produce, por consiguiente, una autarquía informativa en la que sólo las noticias oficiales y oficialistas son radiadas por todas las emisoras. El famoso “parte”, el diario hablado de Radio Nacional de España, se convierte en uno de los iconos sonoros de la época.

 

Puesto que el margen de maniobra, fuera de estos oficialismos, es escaso, las radios comerciales, comandadas por la cadena SER, han de inventar formulas diferentes para  llenar sus programaciones. Entre los presentadores de la época destacó Bobby Deglané (Iquique, 1905 – Madrid 1983) que, en palabras de Luis del Olmo, fue

 […]aquel trabajador infatigable, que inventó la radio comercial en España, fue un obrero que amasaba cada día el pan de la alegría para repartirlo en un país de hambre y de tristeza, en la “larga noche de piedra” en que salía el sol cuando, en la radio, se anunciaban las “cabalgatas” de Bobby Deglané, y aquellos microespacios o secciones ( "Millonario por siete días”, “Radiopatrulla”, “Manos blancas no ofenden”, “Lo dobla o lo lleva”, “El enigma de medianoche”....) que eran, para millones de españoles - rojos o azules, civiles o militares, altos o bajos, de la aldea o de la ciudad...- el mayor espectáculo del mundo[7].

 

En estos programas de puro entretenimiento, lo que ahora llamaríamos magazines, se le unieron prontamente las radionovelas. Seriales como, Lo que nunca muere, La sangre es roja, Ama Rosa, El criminal nunca paga, Un arrabal junto al cielo, Matilde, Perico y Periquín, Lucecita o La saga de los Porretas (esta última mucho mas reciente), han sido referencias para dos generaciones de españoles. Estrellas de la voz como Juana Ginzo, Pedro Pablo Ayuso, Matilde Vilariño o Matilde Conesa usaron sus habilidades de dicción y de actuación  para crear unos personajes entrañables, que resultaban muy creíbles para aquellos oídos ansiosos de emociones y de distracción.

 

En la época del auge de las radionovelas, hay una, tal vez la única, que claramente pertenece al género de CIENCIA FICCIÓN;  la conocidísima en la época Diego Valor. Diego Valor es una radionovela de factura netamente española, aunque no puede sustraerse de las influencias anglosajonas. Producida por la Cadena SER, permanece en antena durante cuatro temporadas: desde finales de 1953 hasta junio de 1958. La serie constó de cuatro títulos: Diego Valor, Diego Valor y el Príncipe Diabólico, Diego Valor y el Misterio de Júpiter y Diego Valor y el Planeta Errante. Fueron un total de 1200 episodios, que se emitían a las doce del mediodía, en su arranque, para continuar al poco a las siete y cuarto de la tarde, inmediatamente después de otra famosa serie como fue Dos hombres buenos del famoso José Mallorquí[8]. La historia se centra en las aventuras de Diego Valor, cosmonauta español, que viajará por el espacio “cósmico” viviendo innumerables aventuras. El origen de la serie se puede remontar a los “comics” británicos titulados Dan Dare, piloto del futuro[9], que también fueron serializados por la BBC. La cadena SER se hizo con los derechos y Enrique Jarnés Bergua se encargó de hacer originario de España al personaje y de adaptarlo a la idiosincrasia patria. El personaje, acompañado de sus fieles compañeros Portolés, Laffite y Beatriz Fontana, su novia, vivirá aventuras en un planeta Venus habitado por varias razas enfrentadas entre sí, situación que recuerda, sin duda, a las aventuras vividas por Jonh Carter[10].

 

2.  Narciso Ibáñez Serrador

 

El género fantástico en España debe mucho, casi podríamos decir que exclusivamente,  de su implementación los años 60 a Narciso Ibáñez Serrador. Este self-made-man pertenece a una familia íntimamente relacionada con la escena. Su padre, Narciso Ibáñez Menta, y su madre, Pepita Serrador, fueron grandes actores de teatro, primero en Uruguay, país natal de Ibáñez Serrador, y más tarde en la propia España. Nació en Montevideo en 1935 y después de la separación de sus padres, viajó a España, acompañando a su madre, donde se integró en la compañía de teatro de ésta, al principio como actor y posteriormente como adaptador y director. Volvió de nuevo a Sudamérica, concretamente a Argentina, requerido por su padre que estaba en aquella época trabajando para la televisión de aquel país. Integrado en el mundillo televisivo argentino, realiza para ésta televisión, a finales de los años 50, una serie titulada Obras maestras del  terror.  En esta serie se efectuaron adaptaciones de relatos escritos por Edgar Allan Poe o Robert Louis Stevenson. En 1960 realizó El fantasma de la  ópera, una serie basada en la novela de Gastón Leroux, que tendría un enorme éxito de audiencia. En 1962 sería en la serie Mañana puede ser verdad, donde comenzaría a desarrollar  para televisión su gusto por la ciencia ficción.

 

Ibáñez Serrador recibe una oferta de Televisión Española para hacer Mañana puede ser verdad en España. Realmente esta serie fue un remake de la ofrecida en Argentina. Además contó con el protagonismo en muchos de los episodios de su padre Narciso Ibañez Menta, protagonista también de la serie original. A mediados de los años 60, concretamente en junio de 1966, se estrena la primera parte de la serie “Historias para no dormir”, que constará de varias etapas o temporadas en diferentes años. Uno de los primeros episodios El asfalto, con guión de Carlos Buiza, consigue ganar  la Ninfa de Oro en el festival de Montecarlo de 1967. En 1968 realiza otra serie para Televisión Española con gran éxito de audiencia titulado ¿Es usted el asesino?, en la que se narra durante nueve episodios la investigación del asesinato de un rico banquero. En esta serie fue fundamental la intervención protagonista, una vez más,  de Narciso Ibáñez Menta.

 

En el cine sólo realizará dos largometrajes, ambos éxitos destacados en su época: La residencia y ¿Quién puede matar a un niño? La primera narra los hechos extraños de una residencia para señoritas en el siglo XIX y la segunda una singular, y macabra, “rebelión” de niños en una isla del Mediterráneo.

 

Posteriormente llegaría el gran éxito del concurso televisivo 1,2,3 responda otra vez, que permaneció en antena desde el año 1972 hasta 1994, en diferentes períodos.

 

3. Historias para imaginar.

 

La primera etapa de 1,2,3 responda otra vez termina para TVE en abril de 1973. Es en este intervalo entre las temporadas del concurso, que se reanudaría en 1976, cuando Ibáñez Serrador inicia su colaboración con Radio Nacional de España, creando para el horario nocturno del domingo, y después de los resúmenes de los partidos de fútbol de la jornada, la radionovela titulada Historias para imaginar.

 

El formato se alejaba, en parte, de los acostumbrados en la radiodifusión española hasta la época. En primer lugar los episodios eran autoconclusivos[11]. La norma en la radionovela española, heredada de los filmes por episodios o “jornadas”[12], era que el relato continuara de un episodio a otro, dejando al oyente con la intriga de la solución al final de cada programa. Por otra parte, la mayoría de los episodios eran adaptaciones de relatos escritos por conocidos autores tanto españoles como extranjeros, a diferencia de la radionovela clásica que se nutría de guionistas que elaboraban historias originales. Los diversos episodios son avalados por nombres como los de Ray Bradbury, Edgar Allan Poe, Gastón Lerroux, Robert Bloch y, entre los hispanos, el propio Ibáñez Serrador, Joaquín Amichatis o, como curiosidad, Fernando Jiménez del Oso que, en la época, ya era un “reconocido” parapsicólogo.

 

Ibáñez Serrador fue el artífice máximo, y casi único, de esta serie. Sobre él recayó la responsabilidad de ser el director de la misma, guionista y adaptador de la mayoría de los episodios bajo su identidad de Luis Peñafiel[13]. Como guionista fue creador de nueve de los episodios. La mayoría de estas adaptaciones son reelaboraciones que se emitieron anteriormente en televisión, tanto en Argentina como en España. En estas adaptaciones hay que considerar que la experiencia del director en ese campo es máxima y, por tanto, el resultado final solo puede ser calificado de óptimo.

 

3.1 Los autores

 

El director es un gran fabricante de artificios como ha demostrado en innumerables ocasiones. En ésta no podía ser menos y prácticamente se limitó a adaptar, con gran acierto eso si, programas que ya habían tenido un gran éxito en otros formatos, concretamente en la televisión. Sus experiencias en la televisión Argentina y Española, le habían proporcionado un bagaje de buenas historias que resistían cualquier revisión. Así, en estas nuevas “Historias para imaginar”, volvió a recuperar sus viejos éxitos acomodándolos al formato radiofónico. Relatos como El fantasma de la ópera de Gastón Lerroux, El tonel -adaptación de La barrica de amontillado-  de Edgar Allan Poe, La zarpa –adaptando el relato La pata de mono- de William W. Jacobs fueron algunos de los mas conocidos que se emitieron en esos años.

 

Ibáñez Serrador es un gran conocedor de algunos autores clásicos de la ciencia ficción anglosajona. Entre ellos sin duda, y a juzgar por sus muchas adaptaciones, su favorito era Ray Bradbury (USA 1920-). Este autor es el creador de algunas de las mejores y más reconocidos relatos de ciencia ficción que son considerados ya clásicos del género.  Es también un autor reconocido en los ámbitos mas generales de la literatura, el denominado “mainstream” y como escribe Pablo Cappanna[14] «... es una auténtica personalidad poética que canaliza todos los temas de autores anteriores en función de una sensibilidad muy personal y una actitud de rebeldía ante el american way of life ».  Su amplia producción literaria se basa sobre todo en los relatos o cuentos cortos, aunque también escribe novela. Entre éstas últimas la mas conocida es Fahrenheit 451, publicada  en 1953 y que fue llevada al cine por François Truffaut en 1966. Crónicas Marcianas[15] es su otro gran clásico, aunque en este caso se trata de una recopilación de relatos escritos en diversas revistas del género desde el año 1946 hasta 1950. Sobre la obra Jorge Luís Borges escribía[16]:

¿Qué ha hecho este hombre de Illinois, me pregunto al cerrar las páginas de su libro, para que episodios de la conquista de otro planeta me pueblen de terror y de soledad? ¿Cómo pueden tocarme estas fantasías, y de una manera tan íntima? Toda literatura (me atrevo a contestar) es simbólica; hay pocas diferencias fundamentales y es indiferente que un escritor, para trasmitirlas, recurra a lo fantástico o a lo real, a Macbeth o a Raskolnikov, a la invasión de Bélgica en agosto de 1914 o a una invasión de Marte. ¿Qué importa la novela, o la novelería de sciencie-ficction? En este libro de apariencia fantasmal, Bradbury ha puesto sus largos domingos vacíos, su tedio americano, su soledad, como las puso Sinclair Lewis en Main Street.

La lírica de la obra de Bradbury es una de sus principales cualidades para ser adaptada con relativa facilidad al medio radiofónico que nos ocupa.

 

Arthur C. Clarke es otro de los autores adaptados, aunque habría que puntualizar que su único relato adaptado El centinela lo es de una manera muy libre en el episodio La alarma. Además, la serie se nutre de autores hispanos como el propio Ibáñez Serrador, Joaquin Amichatis o Jiménez del Oso.

 

3.2 Los actores

En las cadenas de radio, existía, habitualmente, un cuadro de actores de plantilla que se encargaban de prestar sus voces a las radionovelas producidas por sus emisoras. También se contaba en muchos casos con voces invitadas, actores y actrices de renombre, que colaboraban puntualmente en algunas de las producciones. En Historias para imaginar el actor invitado estelar fue Narciso Ibáñez Menta (1912-2004), padre del realizador, y colaborador con su hijo en muchas de las producciones de éste. Prácticamente participó en todos los episodios, generalmente en el papel estelar, prestando su particular y profunda voz en multitud de personajes, desde Eric,  El fantasma de la ópera, hasta el capitán John Black componente de La tercera expedición. Su variado registro como actor le permitía asumir roles muy diferentes, aunque su entonación vocal lo hacía particularmente apto para las narraciones terroríficas. Además de Ibáñez Menta, otros extraordinarios actores contribuyeron a que la serie fuera de una alta calidad. Enric Arredondo, Carlos Lemos, Daniel Dicenta,  José María Escuer, Aurora Redondo, o María Fernanda D´Ocon fueron algunos de los actores mas conocidos de la época que participaron en las grabaciones. Pero otros jóvenes se promocionaban en  estos programas; entre los que llegaron a ser mas populares estaban Jesús Puente, Luís Varela, Emilio Gutiérrez Caba, Carlos Ballesteros, Maria Luisa Merlo o Carlos Larrañaga. Todos ellos fueron posteriormente nombres ilustres de la escena española y, en sus comienzos, compaginaban sus trabajos en el teatro con esta otra forma de teatro radiado.

 

3.3 Las historias de ciencia ficción

 

Entre todos los capítulos que se emitieron en la serie un porcentaje muy elevado de los mismos fueron dedicados a la ciencia ficción. De todos los autores que se llevaron a las ondas fue Ray Bradbury el que aportó el mayor número de originales para su adaptación al formato. Algunos de los títulos eran nuevas versiones provenientes de aquel primero programa Mañana puede ser verdad o de las Historias para no dormir. Sin embargo hubo algunas otras novedosas especialmente desarrolladas para el formato radiofónico. En total se contabilizaron siete capítulos inspirados en las historias del autor norteamericano: El cohete, La bodega, La tercera expedición, La sonrisa, La espera, El triángulo y El zorro y el bosque.

La primera de las historias que comentamos, El cohete, está basado en el tituló homónimo publicado en la recopilación El hombre ilustrado [17]. Es la historia de Fiorello Bodoni, un chatarrero, cuya familia tiene un deseo por encima de todos: viajar al espacio. El disponer únicamente de 3000 dólares hace que sólo uno de los miembros de la familia pueda viajar. Para que sus hijos puedan cumplir ese sueño, invierte todo su dinero en construir un cohete que sea capaz de llevarlos a todos. Se trata de una mentira “piadosa” ya que, a base de proyecciones y efectos sonoros, consigue satisfacer la ilusión de los niños sin despegar del patio de su casa. Historia melancólica y de amor paternal. Esta obra fue llevada por primera vez a la pantalla en Argentina y posteriormente sería objeto de una reposición en España. En la versión radiada sería Ibáñez Menta el que interpretaría el papel de Bodoni, mientras que María Fernanda D´Ocon sería su mujer.

 

La bodega es una adaptación del cuento ¡Muchachos! ¡Cultiven hongos gigantes en el sótano![18]. Estamos ante una historia de invasión extraterrestre por medios “pacíficos”. Los hongos gigantes son una especie parasitaria que se apodera de la mente de las personas que ingieren estas “setas”.  El dramatismo se produce cuando los amigos, maridos, la gente en general, comienza a cambiar, a comportarse todas de la misma manera, sin sentimientos. Indudablemente la obra original tiene un débito indudable a la novela La invasión de los ladrones de cuerpos[19] y a la posterior versión cinematográfica del mismo nombre[20]. La invasión solapada también refleja, como muchos autores han mantenido, el temor subyacente de los norteamericanos a la infiltración comunista, son relatos hijos de la guerra fría.

 

La tercera expedición es uno de los relatos que mezcla sabiamente la ciencia ficción con el misterio y el terror. Pertenece a Crónicas marcianas y es uno de los relatos más brillantes de toda la novela. En él se narra la llegada de una nave espacial expedicionaria al planeta rojo Fracasadas las dos primeras expediciones, ésta es mucho mas numerosa; al mando el capitán John Black, que encontrará, junto con sus hombres, una extraña ciudad cuyas calles, tiendas, casas y configuración es exactamente igual a la que recuerda el capitán de su ciudad natal. “Este relato es también una historia de terror donde se conjugan los deseos de los terrestres, creer que están el  “cielo”  cristiano - el relato también se tituló originalmente Mars is Heaven-, con la racionalidad del capitán Black que descubrirá la trama de engaños que han producido los marcianos con sus poderes psíquicos”[21]. Fue, una vez más, Narciso Ibáñez Menta el encargado de poner voz al protagonista, el capitán Black, mientras que Enric Arredondo interpretaba el papel del hermano “resucitado” de Black. Aurora Redondo era la entrañable “abuela” de los dos protagonistas.

 

La sonrisa[22] es uno de los muchos relatos post-apocalípticos que el autor escribiera Nos encontramos en un futuro en el que la humanidad ha sufrido una gran tragedia y subsiste en pequeños pueblos en los que se produce periódicamente la fiesta de la locura. En esta fiesta se queman libros y cualquier vestigio de la civilización anterior que produjo la ruina de todos. No se permite la medicina, los libros o cualquier otra actividad que tenga relación con la tecnología. Un joven que disiente de estas practicas, se arriesgará para recuperar una sonrisa de un cuadro  apunto de ser destruido: la sonrisa de La Gioconda. Asistimos a uno de los temas fundamentales en Bradbury como es la caída de la civilización, y lo que es peor de la cultura. Fahrenheit 451 es su obra fundamental en este aspecto. Un joven Luis Varela[23] interpretaría el papel de Tom, que se arriesga para recuperar la sonrisa perdida en ese mundo gris. Ibáñez Menta, en un papel que le viene a la medida, será una especie de inquisidor, que persigue a los “herejes” que aún conservan recuerdos de nuestra civilización.

 

La espera es el segundo texto que recoge una historia de Crónicas Marcianas. En este caso el capitán Hataway, comandante de la 4º expedición,  regresa a Marte después de  una misión de 20 años a Júpiter. Allí encontrará a uno de sus antiguos tripulantes que ha rehecho su vida y fundado una familia. Una vez mas el autor nos habla de la soledad y de la necesidad de compañía y amistad, como puntales de lo que es la humanidad.

 

El triángulo[24] es uno de los relatos “cristianos” del autor. Una nave de exploración terrestre llega a un planeta en el que sus habitantes viven felices.  Un visitante llegó al planeta y mediante sus enseñanzas consiguió el amor universal y la paz. La descripción del viajero les hace intuir a los astronautas que se trata de una reencarnación de Jesús. Continúan el viaje hacia otros planetas siguiendo el rastro del viajero, pero siempre se les adelanta y, cuando llegan a un planeta, acaba de marcharse o de ser  “ejecutado”.  La Historia es una metáfora de la búsqueda de Dios que, la parecer, nunca llega a ser encontrado.

  

En El zorro y el bosque [25] se aborda uno de los viejos estereotipos de la ciencia ficción: el viaje en el tiempo. La trama cuenta las ansias de una pareja de un futuro plagado de guerras por encontrar un lugar mejor donde vivir. Será en el pasado, México 1938, donde encontrarán ese lugar. Pero la policía temporal les obligará a regresar a 2155.

El recientemente fallecido Arthur C. Clarke vería adaptada su obra El centinela[26], embrión de la posterior 2001 odisea del espacio. En una muy libre adaptación del relato originario, La Alarma se centra en una mujer que aparentemente ha vivido desde hace 500 años. En su interior un extraño objeto, una pirámide, desencadenará que al intentar extraerla los extraterrestres conozcan el grado de tecnología de la Tierra y obren en consecuencia.

 

Los relatos originales de los autores españoles que aparecen en la novela son, curiosamente, casi monotemáticos. Se encuadran en las invasiones extraterrestres la mayoría de ellos. Tanto el propio Ibáñez Serrador, en su encarnación de Luís Peñafiel, como Joaquín Amichatis, basan su guión en los contactos con extraterrestres y en las invasiones, casi siempre solapadas, a La Tierra. En la década de 1970 el tema ufológico estaba muy en boga en la sociedad. Escritores, que eran meros charlatanes en la mayoría de los casos, trataban de apariciones de ovnis, abducciones, encuentros con aviones militares etc. Entre la ciencia ficción y las “ciencia paranormales” se produjo un retroalimentación en las que ambas se influenciaban. Muchas de las teorías “esotéricas” están tomadas directamente de la ciencia ficción y muchas de las ideas de ésta parten de lo publicado en revistas y libros de “lo oculto”. No es de extrañar que los extraterrestres de la ciencia ficción resultaran ser en la mayoría de los casos hostiles. Estos guiones originales  se fundan en todo en historias en las que la conspiración extraterrestre para conquistar la tierra es habitual. Los relatos que formaron parte de esta categoría fueron los siguientes: La invasión, Los bulbos, El extraño Sr.Kellerman, El colonizador y El examen.  En todos ellos el planeta está a punto de sucumbir a la invasión alienígena. Es interesante resaltar que en ninguna de estas historias se ve una salida para la humanidad. La ciencia ficción que practica Ibáñez Serrador es oscura y pesimista. Parece encaminada a “castigar” a los protagonistas sin proporcionar ninguna esperanza. Los bulbos ejemplifica el temor a la uniformidad. Los invasores son parásitos que manejan a los humanos en la línea de la ya comentada La invasión de los ladrones de cuerpo o de Amos de títeres[27]. En los otros capítulos nombrados la mezcla de géneros se convierte en us atractivo como en El extraño Sr.Kellerman, en la que la parapsicología -telepatía, adivinación etc- comparten protagonismo con la invasión. Son, quizá, las obras menos interesantes de esta producción radiofónica.

 

 

Conclusiones

La radionovela de ciencia ficción es, a tenor de lo expuesto, un género marginal en todo el mundo y más, si cabe, en España. Los intentos en los años de auge de la radio de emitir programas de entretenimiento dedicados a la ciencia ficción fueron meros experimentos habitualmente coronados con poco éxito. Sólo Diego Valor puede considerarse una radionovela con una aceptación popular notable. Prácticamente no existe otra que se le pueda comparar. Historias para imaginar forman parte de esa pequeña, y desconocida, parcela de la radiodifusión española que entiendo debe de ser rescatada del olvido. Los excelentes actores, la calidad de los guiones y una puesta en escena muy atractiva merecen ser revindicadas y expuestas a la consideración pública. Los episodios grabados y emitidos se encuentran aún sujetos a derechos de autor, por lo que su recuperación para el gran público se hace, de momento, difícil[28]. En esta época, en la que prima lo visual sobre cualquier otro medio de comunicación, se antoja difícil que una redifusión de los programas pudiera ser realizada. Sin embargo, confiemos en que en algún momento del futuro  podamos recuperar alguna de estas joyas de la literatura oral.

 

APENDICE  Relación completa de  episodios radiados de “Historias para imaginar”.

El orden se ha dispuesto con arreglo a sus fechas de grabación según consta en los archivos de  Radio Nacional de España.

 

Título

Autor

Interpretes

Fecha Grabación

1

El trapero

Narciso Ibáñez Serrador

Carlos Lemos, Daniel Dicenta, Tomas Blanco

15/12/1973

2

La invasión

Narciso Ibáñez Serrador

Jesús Puente, Enrique Arredondo, José María Escuer

03/01/1974

3

Va por ustedes

Narciso Ibáñez Serrador

Enrique Arredondo, José Orjas, Gustavo Dore, Rafael Navarro, Matías Prats

04/01/1974

4

El colonizador

Joaquín Amichatis

Victoria Cristina, Emilio Gutiérrez Caba, Lali Soldevilla, Jose María Escuer, Pedro Sempson, José Moratalla

08/01/1974

5

El examen

Joaquín Amichatis

Carlos Ballesteros, Aurora Redondo, Victoria Cristina, Pedro Sempson

12/01/1974

6

El triángulo

Ray Bradbury (Adaptación: Luis Peñafiel)

Carlos Ballesteros, José María Escuer, Enrique Arredondo, Nélida Quiroga, Luis Barbero

26/01/1974

7

El fantasma de la Opera

(7 capítulos)

Gastón Lerroux (Adaptación: Luis Peñafiel)

Narciso Ibáñez Menta, Luis Varela, Felix Navarro, María Massip, Jose María Escuer, Victoria Cristina

03/02/1974

 

14

La tercera Expedición

Ray Bradbuy

(Adaptación: Luis Peñafiel)

Narciso Ibáñez Menta, Aurora Redondo, Enrique Arredondo, Nadia Carresi

03/03/1974

 

 

15

El pacto

Edgar Allan Poe (Adaptación: Luis Peñafiel)

Narciso Ibáñez Menta, Enrique Arredondo, Jose María Escuer

06/04/1974

16

El tonel

Edgar Allan Poe (Adaptación: Luis Peñafiel)

Narciso Ibáñez Menta, Luis Varela, Maria Luisa Merlo

20/04/1974

17

La promesa

Narciso Ibañez Serrador

María Fernanda D´Ocon, Luis Peña, Sergio Dore

23/04/4974

18

El muñeco

Robert Bloch (Adaptación: Juan José Plans)

Narciso Ibáñez Menta, Aurora Vicente

27/04/1974

19

La bodega

Ray Bradbury (Adaptación: Juan José Plans)

Narciso Ibáñez Menta, Susana Canales, Sergio Dore

04/05/1974

20

La zarpa

William W. Jacobs (Adaptación: Luis Peñafiel)

Narciso Ibáñez Menta, María Fernanda D´Ocon, Enrique Arredondo, José María Escuer

11/05/1974

21

Donde está marcada la cruz

Eugene O´Neill (Adaptación: Juan José Plans)

Narciso Ibáñez Menta, María Arias, Luis Varela, José Lahoz

16/05/1974

22

El cohete

Ray Bradbury  (Adaptación: Luis Peñafiel)

Narciso Ibáñez Menta, María Fernanda D´Ocon, Angeles Macua

16/05/1974

23

Los bulbos

Narciso Ibáñez Serrador

Narciso Ibáñez Menta, Carlos Larrañaga

08/06/1974

24

La pesadilla

Narciso Ibáñez Serrador

Narciso Ibáñez Menta

22/06/1974

25

La sonrisa

Ray Bradbury  (Adaptación: Luis Peñafiel)

Narciso Ibáñez Menta, Luis Varela

22/06/1974

26

La broma

Robert Alan Arthur (Adaptación: Luis Peñafiel)

Narciso Ibáñez Menta, Luis Varela

03/07/1974

27

El aniversario

Narciso Ibáñez Serrador

Narciso Ibáñez Menta

06/07/1974

28

La espera

Ray Bradbury  (Adaptación: Luis Peñafiel)

Narciso Ibáñez Menta, Luis Varela

06/07/1974

29

El regreso

Fernando Jiménez del Oso (Adaptación: Luis Peñafiel)

Narciso Ibáñez Menta

13/07/1974

30

El extraño Sr.Kellerman (El fin empezó ayer)

Narciso Ibáñez Serrador

Narciso Ibáñez Menta, Aurora Vicente

13/07/1974

31

La alarma

Narciso Ibáñez Serrador, adaptación libre del relato el Centinela de Arthur C. Clarke

Narciso Ibáñez Menta, Aurora Vicente, José María Escuer

15/07/1974

32

El museo de cera

Anthony Burrage (Adaptación: Luis Peñafiel)

Narciso Ibáñez Menta, Luis Varela

20/07/1974

33

El zorro y el bosque

Ray Bradbury  (Adaptación: Luis Peñafiel)

Narciso Ibáñez Menta, Luis Varela

20/07/1974

 

34

El hombre que vendió su risa

Robin Mann (Adaptación: Luis Peñafiel)

Narciso Ibáñez Menta, Sergio Dore, Mimi Muñoz

22/07/1974

35

El cuervo

Narciso Ibáñez Serrador

Narciso Ibáñez Menta, Sergio Dore, Luisa Sala

23/07/1974

 

Bibliografía

Barea, Pedro. La estirpe de Sautier. La época dorada de la radionovela en España (1924-1964)”. El País-Aguilar, col. Visto y Leído. Madrid, 1994.

Balsebre, Armand. 75 años de radio en España.  Promotora General de Revistas, S.A, 1999.

Balsebre, Armand. Historia de la radio en España. (2. vol). Madrid: Editorial Cátedra 2001

Cordero, Aida. El fantástico de Narciso Ibáñez Serrador. Área Abierta nº 17

Díaz, Lorenzo: La radio en España (1923 - 1997 ). Alianza, Madrid. 1997.

Escurra, Luis: “Historia de la radiodifusión española. Los primeros años.” Editora Nacional, Madrid. 1974.

Merelo, Alfonso. Crónicas Marcianas. Vórtice nº 4. Granada 2005

NOTAS

[1] Las “soap opera” eran seriales radiofónicos diarios patrocinados por marcas de jabones, que compartían muchas características con los seriales de las revistas de ciencia ficción como era la de encadenar constantes momentos dramáticos para conseguir la atención del lector/oyente.

[2] The War of the Worlds, H. G. Wells, 1898.

[3] La compañía de actores fue fundada por Orson Welles en 1938. A través de la CBS  se retransmitieron en sindicación obras como Drácula, La isla del tesoro, Historia de dos ciudades, Los 39 escalones,  Abraham Lincoln o El Conde de Monte Cristo.

[4] El término “robot” proviene de la palabra checa “robota” cuyo significado es siervo de la gleba.

[5] El Dr. Who es el icono por excelencia de la ciencia ficción británica. El personaje, creado para la BBC en la década de los 60, es un “Señor del tiempo” capaz, gracias a una máquina del tiempo llamada TARDIS, de desplazarse a diferentes periodos históricos. Esta serie tiene continuidad hasta el día de hoy en el que se siguen produciendo episodios.

[6] The Day of the triffids. John Wyndham 1951

[7] Del Olmo, Luis. Punto Radio. 16/11/2005

[8] José Mallorquí fue el creador del famoso personaje El coyote. Como autor de ciencia ficción participaría en la creación de la colección Futuro y del personaje  Pablo Rido, el viajero del tiempo.

[9] Dan Dare se publicó por primera vez en la revista británica Eagle en 1950. Sus creador fue Frank Hampson y en 1951 radio Luxemburgo emitiría durante dos años una serialización del personaje, con capítulos semanales de 15 minutos, titulado “The New Adventures of Dan Dare, Pilot of the Future”

[10] La aventuras de Jonh Carter de Marte son una serie de novelas escritas por Edgar Rice Burroughs. El personaje aparece en 1911 con la publicación de “A Princess of Mars”. A esta novela le seguirían los títulos “Gods of Mars” (1918), “The Warlord of Mars” (1919), “Swords of Mars” (1936), “Llana of Gathol” (1948), “John Carter of Mars” (1964), “Thuvia, Maid of Mars” (1920),”Synthetic Men of Mars “(1940).  En ellas se narran las aventuras del citado Carter trasportado al planeta Barsoom, Marte, donde se erigirá en líder de las diversas razas marcianas.

[11] La excepción se produjo con la serialización de la novela El fantasma de la ópera, clásico de la literatura folletinesca francesa. Fueron 7 episodios en los que Narciso Ibáñez Menta interpretó el papel del fantasma, Luis Varela fue Raoul de Chagny y María Massip  Christine Daaé.

[12] “Una de las principales características técnicas del serial era su propósito de enganchar al espectador, de manera que éste se viera en la obligación de continuar el visionado del film. La  técnica consistía en dejar el final de cada uno de los episodios totalmente abierto, de manera que el héroe, o heroína, se encontrara en una situación peligrosa, generalmente a punto de morir, que se resolvería siempre la comenzar el siguiente capítulo.” Merelo, Alfonso. “Continuará”, Galaxia nº 16 2005.

[13] Luis Peñafiel es el tercer nombre y el cuarto apellido de Ibáñez Serrador respectivamente. Como guionista o adaptador siempre ha firmado bajo ese seudónimo.

[14] Capanna, Pablo. El sentido de la ciencia ficción. Columba. Buenas Aires 1966

[15] Martian Chronicles. Doubleday 1950

[16] Borges, J. Luis, en prólogo a la edición española de Crónicas Marcianas. Pg. 4 Minotauro. Buenos Aires 1955

 

[17] The ilustrated man 1951, Doubleday & Co., Inc., Garden City, NY.

[18] ’Boys! Raise Giant Mushrooms in Your Cellar!’ , tambien conocida como Come Into My Cellar . 1962 Doubleday & Co., Inc., Garden City, NY.

[19] The Body Snatchers. Jack Finney 1955

[20] The Body Snatchers. Don Siegel 1956

[21] Merelo, Alfonso. Crónicas Marcianas. Vórtice nº 4. Granada 2005

[22] The smile. Ziff Davis. 1952

[23] Actor actualmente muy conocido por su  interpretación del personaje de  Gregorio Antúnez en la serie de televisión Cámera Café

[24] The Man. Doubleday 1951. incluido en la antología The Ilustrated man.

[25] The Fox and the Forest. Doubleday 1951.Incluido en la antología The ilustrated man.

[26] Sentinel of Eternity. 10 Story Fantasy.  1951.

[27] Heinlein, Robert A. The Puppet Masters. Galaxy Sciencia Ficction 1951. (Las semejanzas de trama con la novela de Finney, The Body Snatchers, hace suponer que el segundo podría conocer la obra del primero. No obstante la novela de Heinlein tiene un fondo más aventurero y de acción, mientras que la de Finney es mas reflexiva y  negra en su desenlace.

[28] Con motivo del fallecimiento de Narciso Ibáñez Menta en 2004 se intentó, por parte de los organizadores del XXII Congreso Español de Fantasía Ciencia Ficción y Terror celebrado en Cádiz, efectuar una audición de una de las grabaciones del programa en las que intervenía el actor, a modo de homenaje a su figura. Resultó imposible debido a las restricciones de los derechos de autor.

14/09/2011 23:18 Alfonso Merelo Solá #. Radio Hay 3 comentarios.


633. A TRAVÉS DEL ESPEJO: 3 años de radio “fantástica”.

Naturalmente esta entrada es una despedida y también un pequeño panegírico de lo que ha sido el programa que he tenido el gusto de dirigir y presentar en UniRadio: “A través del Espejo”.

UniRadio es una radio universitaria, de la Universidad de Huelva, que lleva ya en funcionamiento cuatro años. Una radio muy diferente a otras ya que su programación está realizada fundamentalmente por alumnos, profesores y PAS de la propia Universidad.  Hay un pequeño núcleo de continuidad, Paloma Contreras la directora, Manuel González, director de programación y Rocío Jiménez y Cinta Espino que son nuestras dos magníficas técnicos de programación. No son ninguno de ellos profesionales, peros son muy profesionales y no sé si me explico. Con este equipo básico se ha formado un entramado de directores de programas, locutores y programadores musicales que ya quisieran muchas radios comerciales del mercado. Uniradio no tiene publicidad y, lo que es más interesante, tampoco ha sido nunca correa de trasmisión del equipo de gobierno de turno en la Universidad. La libertad y la no intromisión en la programación ha sido una constante en la andadura de la radio.

 

Conocí UniRadio, físicamente quiero decir, cuando Manuel González me entrevistó a raíz de la publicación de mi libro “Fantástica Televisión”. Me resultó una experiencia mas que positiva e interesante y en al curso siguiente, unos meses después, se abrió una convocatoria de programas en Uniradio. Yo presenté una propuesta por un programa de literatura fantástica y Ela Hernández por su parte uno de cine fantástico. Manolo González nos puso en contacto para intentar hacer un programa conjunto y así surgió  “A través del espejo”, la refundición de dos ideas. El título del programa fue ocurrencia de Ela así como la sintonía de Rainbow, y un día de octubre de 2008 nos lanzamos con el programa. A este prime equipo se unió a los pocos meses Antonio Sánchez que reforzó el equipo con sus conocimientos del cine de terror. En la segunda temporada nos abandonó pro imperativo laboral Ela y en la tercera, las obligaciones de Antonio hicieron que yo asumiera el programa en solitario.

 En estas tres temporadas hemos intentado dar a conocer el género fantástico a la audiencia. Presentar en sociedad unos contenidos que nos apasionan e intentar también sacar a la luz pública todo lo que de bueno tiene el género fantástico. Y siendo éste un medio universitario no podíamos prescindir del género en la Unversidad española. Investigadores, alumnos y profesores han tenido la oportunidad de expresar en los micrófonos de Uniradio sus conocimientos sobre el género.


Los autores han sido una de las constantes y objetivos del programa. Hemos entrevistado a casi todos los escritores que son, de alguna manera, representantes de la actual literatura fantástica en España. Seguramente me olvidaré de alguno pero no estaría de mas agradecer a los amigos que se han acercado a este programa el que nos brindaran sus puntos de vista sobre el género y sus novedades en cuasi primicia. Por el programa estuvieron  autores como:

Juan Miguel Aguilera, Rafael Barberán (Ralp Barby),  Fernando Cámara, Pepe Carrasco, Montse de Paz, Santiago Eximeno, Federico Fernández Giordano, Juan Antonio Fernández Madrigal, Laura Gallego, Pedro García Bilbao, David Jasso, Fernando J. López del Oso, Rafael Marín, Javier Márquez, Sergio Mars, Rodolfo Martínez, David Mateo, Santyago Moro, Javier Negrete, Félix J. Palma, Sergio Parra, Javier Quevedo Puchal, Joaquin Revuelta, Ramón San Miguel, Jose Antonio Suárez, Clara Tahoces, Susana Torres Susana Eevee, Susana Vallejo o  Eduardo Vaquerizo.

Entrega del Minotauro a Fernando López Jiménez del Oso

 Entre los escritores entrevistados están todos los que consiguieron los premios Minotauro en las diferentes ediciones, salvo León Arsenal que fue el primero. El programa asistió a la entrega de los Minotauro en dos ocasiones y pudimos entrevistar a los varios de ellos en directo, o mejor dicho en grabación que después emitimos. Seguro que olvido alguno, pero este plantel de autores es representativo de lo que hemos intentado construir en el programa: divulgar a todos el género fantástico y sobre todo el género en España que es tan rico y válido como cualquier otro.

 

 También estuvimos presentes en varios eventos como enviados “especiales” de uniradio. Cubrimos la información del festival de cine Iberoamericano en dos ocasiones y estuvimos presentes en las Jornadas de Literatura Fantástica de Dos Hermanas en dos ocasiones donde pudimos entrevistar a su organizadora Carmen Gómez Valera, directora de las bibliotecas públicas de esa ciudad.

 

El último año la Hispacon de  Burjassot tuvo participación de “A través del espejo”. José Vicente Ortuño, uno de los organizadores, fue entrevistado por nosotros antes de la celebración y allí pudimos hablar con José Luis Andrés, Alcalde de Burjassot, a propósito del congreso y su participación.

 

Por los micrófonos del programa también pasaron editores como  Luis M. Rosales, director de ScifiWorld y que fue nuestro primer entrevistado, Pilar Barba, Pily B, que nos habló del lanzamiento de la nueva editorial NGC Ficción o Raúl Gonzálvez que nos hablo de los proyectos de la editorial Grupo AJEC.


Anika Lillo tuvo la amabilidad de hablarnos del proyecto Anika entre libors, web dedicada a la literatura y la propietaria de la Librería La Araña, ya desaparecida, nos ilustró sobre todo lo referente a la venta de libros de género.

 

Pero tratándose de una radio universitaria no podíamos dejar de acercarnos al mundo de la investigación en la Universidad y así tuvimos a los profesores Rocio Carrasco Carrasco, de la Universidad de Huelva que leía su tesis doctoral basada en el género y la ciencia ficción,  Alfonso García Figueroa, de la Universidad de Castilla la Mancha, que nos hablo sobre Star Trek y los derechos Humanos, Fernando Ángel Moreno, de la Universidad Autónoma de Madrid y autor del ensayo “Teoría de la Literatura de Ciencia Ficción”, y la estudiante de doctorado de la Universidad de Sevilla que ha elaborado su trabajo de DEA, Diploma de estudios avanzados en el doctorado, relativo a Lágrimas de Luz de tafael Marín.

 Y no puedo olvidarme de Luis Alfonso Gámez, periodista del grupo El correo, que estuvo invitado para hablar del programa de ETB dedicado al escepticismo y que nos contó con pelos  y señales su “suicidio homeopático”.

 Este ha sido el resumen de nuestras actividades a lo largo de 3 años y de unos 80 programas aproximadamente. Empezamos con un estudio único y hemos pasado a tener tres en los que se pueden hacer muchas más producciones que antaño.

 

Termina “A través del espejo” creo que con la satisfacción de haber hecho un programa decente y honesto que ha cumplido una función didáctica de acercamiento hacia el género fantástico. Personalmente ha sido una extraordinaria experiencia en la que he aprendido mucho y, sobre todo, he aprendido mucho de radio y de comunicación. Eso es algo impagable. Por ello, debo de agradecer en primer lugar a Paloma Contreras y a Manuel González su apoyo en todo momento para que esto saliera adelante. Y por supuesto mi mayor reconocimiento a Rocío Jiménez que siempre estuvo atenta a las necesidades del programa en la producción. Por elevación habría que agradecer al Rector de la UHU, Francisco José Martínez López, ya al equipo de gobierno que hayan propulsado un proyecto radiofónico tan vital e interesante como es Uniradio. Y naturalmente agradecer a mis compañeros Ela Hernández y Antonio Sánchez que dieran al programa frescura y sabiduría, y a mí unos contertulios de lujo con los que disimular mis carencias.

 

Sólo queda despedirme de todos los que nos han escuchado sin dejar de recordar que el género fantástico es uno de los más libres para imaginar y pensar. Dados los tiempos que vivimos es probablemente una de las pocas cosas que podemos retener. Y no olvidemos que la cultura hace pensar y pensar es muy bueno para combatir ciertas tendencias indeseables.

 

Que ustedes lo pasen bien.

 

© Alfonso Merelo 2011

31/05/2011 10:44 Alfonso Merelo Solá #. Radio Hay 3 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris