Facebook Twitter Google +1     Admin

- MEMORANDO -


http://memorando.blogia.com

Pequeñas cosas que suceden todos los días, o a veces o nunca sucedieron.


Temas

Enlaces


Tracked by Histats.com


Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2013.



El cierre de una radio universitaria

 

Estos últimos 6 años los he pasado siendo fiel a una emisora de radio. Una pequeñita, con un estudio chiquito primero y con dos después. Con unos compañeros, aficionados como yo, que aprendieron a base de darse cabezazos contra los controles a manejar una trasmisión. Con una programación que iba desde la música Hip-Hop hasta el fútbol del Recre, pasando por la física aplicada a la fórmula 1 o la radio en la cárcel de Huelva2. Eso es UniRadio o, mejor dicho, casi era porque la emisora a la que estoy aludiendo desaparecerá en una semana escasa si nadie lo remedia.

 

Si, son los recortes, los malditos recortes. Esos que parece que son de obligado cumplimiento. Esos que valen más que la cultura, que servir a los ciudadanos. Esos recortes que quieren hacer una sociedad a su gusto, al gusto de algo que ni siquiera sabemos lo que es aunque podemos sospechar  que se trata del poder absoluto, que parece que les pone mas que un vídeo de Miley Cyrus. Esos recortes, decía, son los que provocan el cierre de UniRadio, la radio que surgió hace siete años y que no puede subsistir porque no hay dinero para mantener la continuidad de un equipo de cinco personas. Si, sólo 5 personas mantenían esto en marcha, porque el resto de los trabajadores de la radio éramos voluntarios. Voluntarios que, en algunos casos, llevamos casi desde el principio haciendo algo que resultaba útil socialmente. No hablo de mis programas, claro, que sólo eran reflejo de mi frikismo, pero si de programas como Divulgalia, Dias de Comic, Fronteras abiertas, Señales de Humo, Hablemos de Economía, Tristes Tópicos, Campus Activo, los programas de Diego Lopa, de Alida Carloni, De Carlos Vilchez, las tertulias, los programas de literatura, de cine. Los grandes programas musicales como Cruzando el Charco u 80 músicas, las retrasmisiones en directo de actos de la universidad, del festival de cine, de las ferias del libro. Todo esto es UniRadio.

 

UniRadio emitirá por última vez el próximo 20 de diciembre, porque cuando volvamos de las vacaciones de navidad no habrá nadie que pueda abrir la puerta para retomar la programación, nadie que se siente en el control para grabar a los colaboradores sus participaciones, nadie en los estudios que estén grabando audios, recortando maquetas o preparando  nuevos programas. Ningún alumno, ningún erasmus, ningún PAS, ningún docente. Unas instalaciones pequeñitas, pero molonas, que ya no servirán para nada porque las instalaciones no sirven si las personas no las usan, si las voces no se escuchan y si no se pulsan los botones adecuados. Estarán solitarias, con un programa en bucle que trasmitirá música una y otra vez como sinfonía de despedida.

 

¿Cómo pude pasar esto? Pues ya lo he dicho antes: son los recortes, que no perdonan a nadie, bueno a casi nadie. La radio no consume demasiados recursos, un escaso 0,08% del presupuesto global de la UHU. Pero esto es lo de menos, porque lo que se deshace, lo que se abandona, es un medio de comunicación que ha reportado muchos beneficios a la Universidad. Ha sido modelo para otras radios universitarias y ha sido escrupulosamente neutral con todas las tendencias y pensamientos que se han podido expresar con libertad y si que nadie interfiriera en sus programas. Los mas de 14 premios que ha recibido en este periodo de funcionamiento avalan la labor de la radio en la difusión de todo lo que es y representa la universidad de Huelva: difusión de conocimientos, cultura, solidaridad, implicación social, formación técnica y humana. Porque eso es lo que es la universidad y no una fábrica de técnicos mejor o peor formados que no discutan las órdenes y que no se cuestionen nada. La universidad tiene como misión formar íntegramente al estudiante, le ha de enseñar a ser contradictorio, a pensar de una forma amplia, a cuestionarse todo. ¿Acaso no son estos los principios de la investigación? UniRadio cumplía esa función tanto en el ámbito puramente universitario como en el social y humano. En sus ondas cabían todos, no había discriminación. Y además de eso los trabajadores lo hacían con gusto, con ganas, con ansia de trasmitir y recibir conocimientos; eran en definitiva universitarios.

 

Todo ese bagaje cultural se perderá, y no, no voy a soltar el discurso de Blade Runner, por culpa de unos pocos euros –pocos en relación con el presupuesto global claro está-. ¿No se podía haber llegado a otra solución que no fuera el cierre? ¿No se podía haber negociado con los trabajadores? Ni siquiera se ha hablado con ninguno de los colaboradores voluntarios que llevan 7 años trabajando por nada más que la satisfacción del trabajo bien –o mal hecho-. Hasta en ese pequeño detalle, 100 personas desinformadas, creo que se no se ha actuado todo lo convenientemente que se debiera.

 

UniRadio cierra sus ondas, pero lo que hemos vivido no lo puede cerrar un equipo de gobierno. Los logros quedarán, los compañeros, los amigos y amigas naturalmente, estarán ahí siempre. Los programas, los entrevistados, las risas y los enfados también permanecerán en el recuerdo. Seguramente seguiremos peleando porque la radio, la nuestra, no se cierre. Lo mismo es una batalla perdida, pero en estas circunstancias siempre recuerdo la frase de Héroes fuera de órbita Retroceder Nunca. Rendirse Jamás.

11/12/2013 23:33 Alfonso Merelo Solá #. Radio Hay 3 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris